[et_pb_section bb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row admin_label=»INTRO_POST» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

Decorar no siempre implica gasto excesivo u obras imposibles.

Con unos pequeños cambios, y sin invertir apenas dinero, se puede lograr convertir un salón aburrido en un espacio alegre y completamente diferente.

[/et_pb_text][et_pb_divider _builder_version=»3.12″ color=»#ededed» divider_weight=»2″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Hacer algún cambio en nuestra vida implica, muchas veces, cambiar de estado de ánimo.

Lo sentimos en nuestra propia piel, al estrenar un nuevo corte de pelo o al escoger un determinado conjunto que nos hace sentirnos con más seguridad o atractivo.

Con la decoración del hogar pasa lo mismo. Un pequeño cambio, por insignificante que sea, nos devuelve multiplicado un renovado aspecto que logra que nos sintamos más a gusto y que veamos las cosas con otra perspectiva.

Somos lo que vivimos, y vivimos con las emociones que nos despierta todo aquello que está a nuestro alrededor.

El propósito de la decoración no es dejarse llevar solo por las nuevas tendencias, no es el de convertirse en purista. La decoración es auténtica y cumple su función cuando crea hogares que describen a las personas que viven en ellos.

Si llevas tiempo cansado de ver tu salón del mismo modo pero no quieres invertir demasiado tiempo y dinero en renovarlo, hoy te voy a dar seis trucos muy sencillos que darán un nuevo aire a una de las estancias más importantes de tu casa.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H1″ _builder_version=»3.12″ header_font=»|600|||||||» header_text_color=»#f8930f»]

Seis trucos para sacar más partido a un salón, sin gastar mucho dinero

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_align=»left»]

1.- Paredes: desvía el punto de atención hacia donde tú quieres

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Un envase de pintura, brocha y rodillo, periódicos viejos en el suelo y un par de horas hasta ver tu salón completamente renovado.

Se llevan las paredes de color: azules y verdes, en todas sus tonalidades, para un toque atrevido y jovial; colores cálidos para aportar serenidad; grises para equilibrar…  La tendencia es dar color a una sola de las paredes;  dar protagonismo sin resultar cargante o cansado para la vista; buscar el contraste sin perder la armonía.

Otra opción son los vinilos decorativos, los hay de tantos modelos que te va a resultar muy difícil escoger.

Además de la pintura y el vinilo, no podemos olvidarnos del papel pintado.

Sí, como lo lees. Aquella tendencia de los años setenta vuelve con fuerza y con nuevos tipos de papel pintado (tejido no tejido, vinílico, etc.), adhesivos más potentes, mayor comodidad a la hora de colocarlo y, sobre todo, infinidad de efectos (piedra, ladrillo, mármol, madera…) que dan un nuevo estilo (sobrio, rústico, moderno, etc.) a cualquier pared por muy poco dinero.

Una vez terminada la pared con el método que más te guste, es hora de llenarla de vida. Si te decantas por la pintura, por ejemplo, una composición de cuadros está de rabiosa actualidad y cambia por completo su aspecto.

Otra alternativa para las paredes es cambiar las cortinas con un sencillo truco: acortar su largo. Tapar tan solo el largo y ancho de la ventana puede ser una estupenda opción que tu salón agradecerá, sobre todo si no es muy grande. También son una buena elección los estores. Además de económicos, son prácticos, modernos y muy elegantes.

Ambas opciones son económicas y crean espacios nuevos en cuestión de segundos.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»tweet» _builder_version=»3.12″]

[tweetshare tweet=»Cambia por completo tu salón por muy poco dinero y en un tiempo récord. Nuestros expertos nos cuentan cómo.» username=»Fiservi_es»]

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_align=»left»]

2.- Complementos a todo color

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Una técnica, empleada sola o combinada con la anterior, es buscar el color en los pequeños detalles.

Busca cojines de colores vivos que combinen entre sí; adquiere tulipas en conjunto con aquellos y algún que otro jarrón u objeto decorativo a juego. Lo recomendable es crear un conjunto colorista pero armonioso.  ¡Tu salón será otro!

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_align=»left»]

3.- Suelos: pisa fuerte, pisa cómodo

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

El suelo también tiene parte de “culpa” de un salón soso y sin vida.

Las alfombras y los pufs son complementos asequibles y que, dependiendo del estilo, pueden dar un aire distinguido o crear un espacio más informal.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_align=»left»]

4.- Tapicerías al poder

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Tapizar las sillas de un color distinto, y más vivo, aporta no solo más alegría sino otro estado de ánimo.  Dependiendo de tu presupuesto podrás optar por tapizar también el sofá o un sillón.  Lo ideal es buscar una combinación entre el color de la pared dominante y las telas. ¡A juego y con estilo!

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_align=»left»]

5.- Deshazte de todo aquello que reste amplitud y que agobie

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Lámparas o figuras en el suelo que resultan aparatosas, mesas auxiliares que solo acumulan polvo y que no admiten guardar mucho, revisteros con los que todo el mundo se tropieza…

Aparta de tu salón todo aquello que impida que te muevas libremente. Recuerda que cuando hablamos de decoración,  la estética es importante, pero mucho más imprescindible es la funcionalidad.

Te sorprenderá comprobar de qué modo cambia un salón cuando apartamos de él todo aquello que se mezcla sin sentido alguno, cuando priorizamos equilibrio a cantidad.  Tu salón se verá más “limpio” y diáfano, y conseguirás que las energías fluyan mucho mejor.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_align=»left»]

6.- Gira, gira

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

¿Qué tal si te atreves a cambiar de sitio el sofá o la estantería a un lugar con el que dejes más espacio libre y permitas que entre más luz natural?

Un pequeño cambio puede hacer mucho. Intenta que la nueva ubicación te permita mayor comodidad, y si le buscas un nuevo sitio al mueble de la televisión recuerda que tendrás que cuidar que no le dé la luz directa de la ventana.

Hasta aquí seis tips para cambiar por completo el salón de tu casa.

Puedes decantarte solo por uno de ellos o atreverte a ponerlos todos en marcha. La experiencia de tomar la voz cantante en la decoración de tu hogar es, además de divertida, muy gratificante.

Por descontado, la renovación amateur nunca podrá sustituir la labor de un profesional de la decoración.  Un proyecto de estas características contempla muchos más aspectos que los que hoy hemos visto, y el resultado puede llegar a ser espectacular.

Si te lo puedes permitir, dejarte aconsejar por un experto en decoración es aprovechar al máximo cualquier rincón de tu casa para hacer de este un espacio único que, además de revelar la mano del experto, representará tu modo de vivir y de sentir un hogar.

Y tú, ¿qué trucos has utilizado para cambiar tu salón o cualquier estancia de tu casa? ¿Qué sientes cuando decoras por ti mismo/a?

Gracias por participar con tus comentarios y feliz día.

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» _builder_version=»3.12″]

 

[/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Share» _builder_version=»3.12″ global_module=»1998″ saved_tabs=»all»]

[miniorange_social_sharing]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»POST_RELACIONADOS» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified» header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#f8930f» header_text_color=»#f8930f»]

Te recomiendo además:

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»Social_Share_Vertical» _builder_version=»3.12″ global_module=»3012″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text global_parent=»3012″ _builder_version=»3.12″]

[miniorange_social_sharing_vertical]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]