( Ninguna valoración )

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″ custom_padding=»54px|0px|54px|0|false|false»][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.0.47″ parallax=»off» parallax_method=»on»][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Al iniciar una actividad profesional surgen muchas dudas: “¿Cómo habré avanzado de aquí a unos años?” “¿Tengo posibilidades de mantenerme en un mercado tan saturado?”¿Cuánto tiempo podré aguantar sin tener ingresos?…

Si escarbamos un poco en esa realidad, inevitablemente llegamos a un punto en común a todas las preguntas que podamos hacernos en esa circunstancia: el cliente.

Porque todo gira en torno al cliente.

Pero para un negocio no basta con limitarse a encontrar clientes; su atención debe focalizarse en trabajar a fondo hasta dar con su cliente ideal.

Y es que si el cliente es el epicentro de toda marca, el cliente ideal es su Santo Grial, su búsqueda más preciada; el objetivo prioritario por el que deberá invertir lo que sea necesario, pues será el eje sobre el que pivote toda su estrategia de visibilidad para alcanzar las tan ansiadas ventas.

Por todo ello, la principal pregunta que deberíamos hacernos al empezar como nuevos profesionales es: ¿Cómo es mi cliente ideal? A partir de ahí, todo será más fácil de plantear.

Si estás en la fase embrionaria de tu negocio debes saber que desde el minuto 0 vas a tener que pensar (y hasta sentir) como tu cliente para diseñar tu producto o tu servicio a su medida. Y, además de esto, deberás concentrar tus esfuerzos en hacer de tu marca una apuesta lo suficientemente atractiva como para atraerle, de igual forma que la mosca se siente atraída por la miel.
[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H1″ _builder_version=»3.12″ header_font=»|600|||||||» header_text_color=»#f8930f»]

Cómo definir a tu cliente ideal

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]»¿Cómo es mi cliente ideal?»

Despejemos pues esta incógnita, a veces tan complicada, para evitar tener que lamentarnos cuando sea demasiado tarde. A pesar de que la receta del fracaso tiene muchos ingredientes, no cabe duda de que una de las causas más frecuentes de pasar sin pena ni gloria por el complejo universo de los negocios es la de no saber realmente a quién nos estamos dirigiendo con nuestra propuesta.

Para definir a tu cliente ideal necesitarás varios elementos indispensables: lápiz, papel y el suficiente tiempo para responder con tranquilidad, la más absoluta franqueza y el mayor acercamiento posible a la realidad, a una serie de preguntas. Recuerda que esta fase marcará lo que vas a conseguir como profesional, no la subestimes.

También debo avisarte que puede que no necesites plantearte todas las preguntas de una sola vez; cada caso es diferente, y lo que importa es que puedas terminar haciendo un retrato robot lo más preciso posible de tu cliente ideal.  Tendrás que indagar más o menos en función de un factor tan decisivo como tu tipo de producto o servicio.

Escribe las siguientes cuestiones,  empezando siempre con la frase: “Mi cliente ideal…”

– ¿Es hombre o mujer?

– ¿Qué edad tiene o en qué franja de edad se encuentra?

– ¿Qué tipo de formación académica posee?

– ¿Qué nivel adquisitivo tiene?

– ¿Cuáles suelen ser las aspiraciones de personas como él/ella?

– ¿En qué entorno vive?: una gran urbe, una ciudad más pequeña pero urbana, el ámbito rural,…

– ¿Cuál es su área o sector profesional?

– ¿Qué aficiones tiene y con quién suele compartirlas?

– ¿Es de gustos sencillos o tiene una personalidad más sibarita?

– ¿Cuáles serían sus necesidades cotidianas?

– ¿Qué anhelos podría tener?

– ¿Qué miedos tiene?

– ¿A qué lugares o personas acude para ayudarse a decidir?

– ¿Qué le motiva a comprar: alcanzar un determinado status, mejorar su salud, aumentar tu atractivo, ganar tiempo,…?

– ¿Qué podría necesitar de una marca como la mía?

-¿Cómo podría ayudarle mi producto o servicio a resolver sus necesidades?
[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Como te digo, necesitarás completar toda la secuencia dependiendo de lo específico que quieras ser.

Una vez con toda la información clara y bien expuesta, aprovéchala para escribir una biografía de tu cliente ideal. Si te es posible imagina su aspecto,  cómo sería físicamente, de esta manera te acercas mucho mejor a su realidad.

Una vez con tu cliente ideal como si fuera un esbozo de un ambicioso proyecto sobre el papel, toda tu estrategia de marketing deberá estar dirigida a esa persona tipo. Conocerla a fondo te permitirá acercarte a ella más fácilmente y a ganarte su confianza y fidelidad más rápidamente.

Me gustaría ahora que me describieras cómo es tu cliente ideal. ¿Lo has definido ya? ¿Cómo llegaste a conocerle bien?

Gracias, como siempre, por tus valiosas aportaciones.

Feliz día.

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» _builder_version=»3.12″][/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Share» _builder_version=»3.12″ global_module=»1998″ saved_tabs=»all»]

[miniorange_social_sharing]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Valora este articulo

All fields marked with red asterisks are required fields.