( Ninguna valoración )

Las redes sociales se han convertido en una herramienta necesaria en el siglo veintiuno. Además son una gran oportunidad para sacar partido a nuestro modelo de negocio. Tener una idea y llevarla a la práctica es importante, pero es fundamental aprovechar el universo web para seguir vivo.

La competencia es feroz y el buen uso y gestión de nuestros perfiles será la clave diferenciadora de nuestra empresa. Es por eso que el papel del community manager está ganando una importancia exponencial en el mercado laboral.

¿Qué es exactamente?

Es aquella persona que se encarga de desarrollar y gestionar todo lo relacionado con la marca o empresa para la que trabaja. Esto es, promocionar la imagen de marca de la empresa en Internet y ampliar su rango de influencia, potenciando la adhesión de clientes y prescriptores.

Pero, ¿cuáles son sus funciones?

1. Investigar al público objetivo

Lo primero es conocer a las personas a las que se dirige. Realizar un plan de comunicación es fundamental porque marcará el espectro que nos interesa y evitará que hagamos publicaciones extremadamente generales que dispersen el mensaje que queremos transmitir. Esto, que es importante a nivel global, gana especial importancia en la comunicación online porque nos permite adaptar el tono y la información que publicamos a nuestros potenciales clientes. Asimismo, debemos tener en cuenta que la forma de comunicar no será la misma en toda red social, porque las características de la audiencia son distintas en Twitter, Facebook o LinkedIN.

2. Análisis de la competencia

Este punto es igual de importante que el primero y permitirá que nos diferenciemos de empresas que ofrecen servicios similares. Observar lo que publican las compañías de tu sector y aprovechar sus flaquezas para convertirlas en tus fortalezas será la clave. Del mismo modo, el community manager deberá tener la suficiente habilidad para sumarse a lo que funcione sin plagiarlo. El constante aprendizaje y renovación será fundamental para ofrecer contenido de calidad que se convierta en referencia para otros perfiles empresariales. Esto no solo nos ayudará a ganar clientes sino reputación a nivel profesional.

3. Estrategia comunicativa

Una vez analizados el público al que nos dirigimos y la competencia que tenemos debemos organizar cómo vamos a realizar el trabajo. El experto web debe planificar qué tipo de contenido va a publicar, en qué medida, de qué forma y por qué vías. El éxito no consiste en publicar la mayor cantidad de mensajes posibles sino en potenciar aquello que compartamos para que llegue a mucha gente y se extienda de forma exponencial. De este modo, los mensajes deberán estar adaptados a nuestros público, ser claros y directos, enganchar y ofrecer información novedosa y útil.

4. Posicionamiento

Hoy en día es muy complicado que un usuario lea un artículo completo, lo comparta o interaccione. Por eso es muy importante que el creador de contenido sea capaz de utilizar expresiones o cadenas de palabras, que insertas en su mensaje, lo doten de valor. Ya decíamos antes que la cantidad no es lo fundamental, sino la calidad. A esto debemos sumar el posicionamiento. Una de las cosas más importantes que un experto en comunicación puede aportar es la posibilidad de que la entrada sea elegida por Google para salir de las primeras cuando se ejecuta una búsqueda. Para eso, es importante que conozca las herramientas de posicionamiento y su correcto uso, sacando mayor rendimiento a lo que se publique y consiguiendo un radio de impacto amplio.

5. Vías de comunicación

En el primer punto explicábamos la importancia de adaptar el mensaje. El comunicador debe no solo emplear el tono correcto que corresponde a la red social en cuestión, sino también ser capaz de elegir los medios indicados para transmitirla. No por estar presente en más perfiles tendremos mayor capacidad para llegar al público. Lo ideal es crear un perfil en la red social que mejor se adapte a nuestras necesidades y mantenerlo activo de forma constante con la publicación de contenido y la
interacción con la audiencia. La seriedad en nuestro perfil profesional es importante, pero muchas veces el trato cercano puede generar mayor adhesión. El experto debe tener muy en cuenta que profesionalidad y proximidad no están reñidos, y que muchas veces se antepone esto a la impersonalidad de un mensaje regio.

6. Constante interacción

Contestar a las preguntas de los potenciales clientes, preguntar su opinión, buscar sus respuestas es otra de las labores más importantes del community manager. Esto ayuda a favorecer una imagen más cercana de la marca y crear una imagen positiva de la misma, basada en la confianza. Asimismo, nuestro público objetivo estará mucho más receptivos a los mensajes más comerciales y se creará una comunidad fiel e interesada en nuestras actualizaciones y noticias.
Esto, que es importante en todas las redes sociales, gana especial importancia en LikedIN, por la posibilidad que ofrece de configurar una red amplia de contactos. Contactos, que podremos considerar duraderos con la debida atención y reciprocidad comunicativa.

7. ¿Cómo nos ven?

Una vez realizados los anteriores pasos, incluso a la misma vez, es necesario testar nuestra imagen en Internet. Ver si los pasos que estamos siguiendo son los adecuados, y si la forma en que nos ven va en consonancia con la idea que queremos transmitir. De este modo, sabremos si debemos seguir en la misma línea de trabajo, o
cambiar nuestras estrategias, siempre adecuándonos a las demandas de nuestros potenciales clientes. Para ello es muy importante tener en cuenta el punto anterior. Hacer un seguimiento constante de los comentarios u opiniones que las personas nos dejan con cada publicación nos dará mucha información sobre su predisposición
hacia lo que ofrecemos y la forma en que lo procesan.

8. Análisis cuantitativo

La anterior no es la única forma de medir nuestro buen quehacer. Las estadísticas que nos ofrecen las redes sociales que usamos también nos ayudan a comprender el éxito o fracaso de nuestra estrategia comunicativa. A cuántas personas llega el  mensaje, cuál es su respuesta, en qué puesto aparecemos en los motores de búsqueda, etcétera. Todo esto debe ser estudiado con detalle para sacar partido a nuestra labor en la web.

9. Constante aprendizaje

El community manager siempre debe aspirar a la continua mejora. Por ello es importante que siempre esté al día de nuevas herramientas de gestión de redes sociales, para poder ofrecer a su empresa todas las prestaciones posibles. Las ganas de aprender y mejorar serán los pilares que marquen la diferencia entre el buen trabajo y la excelencia.

Valora este articulo

All fields marked with red asterisks are required fields.