( 5 stars · 1 valoración )

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.0.47″ parallax=»off» parallax_method=»on»][et_pb_text _builder_version=»3.18.7″ text_orientation=»justified»]“¿Cómo evitar que se me acaben las ideas sobre las que escribir?”

“He perdido la inspiración, ya no encuentro temas sobre los que escribir en mi blog”

Aunque parezca que la falta de tiempo es el mayor obstáculo a la hora de comenzar con un blog, lo cierto es que el miedo a perder el hilo que nos  mantiene pegados a la inspiración es una situación sumamente frecuente.

Este pensamiento limitante frena a muchas pequeñas empresas y empresarios a lanzarse a la aventura de crear un blog; pero no solo eso, ya que el mero hecho de saberse dependiente de dicha creencia les hace zozobrar por la senda de la frustración.

¿Quieres evitar sentir el síndrome de la hoja en blanco? Hoy te voy a dar algunos consejos para ello y te desvelaré también lo que muchos de tus competidores hacen para impedir que esta sensación les domine.[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H1″ _builder_version=»3.12″ header_font=»|600|||||||» header_text_color=»#f8930f»]

Cómo superar el síndrome de la hoja en blanco

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

El síndrome de la hoja en blanco es un proceso de angustia que se desencadena ante la sensación de no poseer ideas que plasmar en un escrito.

 Si bien se atribuye al escritor, lo cierto es que puede vivirse ante cualquier proceso creativo (un decorador ante el desafío de desarrollar un nuevo proyecto, por ejemplo).

 El síndrome de la hoja en blanco se siente como una situación de bloqueo que impide la fluidez de nuevas ideas.

Quien lo padece siente elevados niveles de estrés, y dicha tensión no es otra que la consecuencia directa de la activación de determinados procesos cerebrales localizados en el sistema límbico.

 ¿Cómo reducir todo lo posible esos períodos de sequía creativa? Veámoslo.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# Alimenta tu creatividad empapándote de todo aquello que se relacione con tu especialidad

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Si eres diseñador, por ejemplo, observa constantemente. Mira a tu alrededor e imprégnate de la creatividad de otros profesionales que hacen lo mismo que tú; conviértete en un “observador” profesional.

Una de las formas de garantizar que te surgirán nuevas ideas cuando las necesites es la de generar sensaciones placenteras en tu cerebro. Asociar tu experiencia de observar con situaciones positivas mejorará tu memoria y provocará que, a nivel inconsciente, poseas más recursos creativos que sacarás a la luz cuando te hagan falta.

Si tienes que crear contenidos en tu propio blog, lee sobre temas que te interesen y que estén relacionados con la temática sobre la que escribes.

Leer debe convertirse en un ejercicio constante; de igual manera que para ganar masa muscular no basta con hacer pesas un solo día,  la facilidad de generar nuevas ideas es el resultado de cultivar el intelecto de manera constante, y –como hemos visto anteriormente- de disfrutar de la experiencia.
[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# Lleva siempre contigo algo para hacer anotaciones rápidas

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]El proceso de observar continuamente, hasta de escuchar, el entorno desencadena muchas veces estados mentales donde las ideas brotan de manera incansable.  Son las llamadas “musas”, y llegan cuando la situación les es favorable.

Da igual en el lugar donde te encuentres y lo que estés haciendo.  Sin saber por qué, alumbras esa frase que llevabas buscando mucho tiempo o das con el diseño perfecto para tu cliente, y echas mano de lo que sea para no olvidarlo: el bloc de notas de tu móvil, una servilleta de papel, la palma de tu mano…

Sé precavido/a y hazte con herramientas que te faciliten esbozar tus ideas para desarrollarlas después.  ¡No te puedes permitir dejar escapar ese soplo de inspiración!

Puede ser algo tan simple como una libreta y un lápiz, una grabadora (recurso sumamente empleado en profesiones como la de escritor) o una app en tu móvil.  Utiliza el elemento que más cómodo te resulte, pero no te permitas el lujo de no llevarlo siempre a tu lado.
[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# Planifica

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Hay una forma sumamente práctica de no dejar de publicar en tu blog, a pesar de quedarte en blanco en el momento justo en que tienes que escribir, y es la de contar con un calendario editorial.

El calendario editorial no es otra cosa que un planning donde tienes anotados diversos temas sobre los que escribir, reflejados en forma de título y acompañados de una breve descripción.

Lo ideal es que lo tengas organizado por fechas, así tendrás medio trabajo hecho, pero muchas personas prefieren simplemente ir anotando con antelación e ir desarrollando después en función del interés que pueda suscitar cada tema en cuestión.  Aquí ya sabes: “Cada maestrillo…”

Sigas la metodología que sigas, no dejes de crear una lista de próximos artículos, ya que te vas a descargar del nerviosismo propio de saber que se acerca el día y debes echar mano de un tema para publicar.
[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# ¿De qué escriben otros? Echa un vistazo a los blogs de tu competencia

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Esta es la técnica más usada por los bloggers de éxito.

Ellos cogen las ideas de otros expertos, principalmente del mercado anglosajón, y les dan su toque personal, adaptando los contenidos a su propio público.

Saber qué asuntos se abordan en otros blogs similares al tuyo no solo te facilitará nuevos temas sobre los que escribir sino que te proporcionará valiosa información sobre los contenidos más candentes o que tienen más éxito entre los lectores de esa temática. 

Siempre podrás tomar como punto de partida esos artículos, redactarlos con tu propio estilo y añadir más bibliografía o datos que amplíen aún más la información. En definitiva, podrás mejorarlos y adaptarlos a las áreas de interés de tu comunidad.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# Relájate

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]¿Cómo puedes ver el sol en un día nublado?  Exacto, apartando las nubes.

Para que las ideas puedan llegar a la superficie más fácilmente es necesario apartar de ellas todo aquello que les impide estar en primera línea de tus pensamientos.

Con técnicas de relajación adecuadas aprenderás a respirar mejor, oxigenando mejor todo tu cuerpo; conseguirás controlar tus emociones; te centrarás en el “aquí” y en el “ahora” (vivirás en el presente), y apartarás de tu mente pensamientos negativos (los nubarrones que te impiden ver el sol).

En definitiva, con la relajación logras inducir tu cuerpo a un estado de tranquilidad y llevas a tu mente a un  estado de mayor lucidez, momentos propicios para que las ideas puedan manifestarse con facilidad.
[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# Sondea

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Cuando creas que tus ideas se han agotado, pregunta a tu entorno y este te devolverá sugerencias para seguir con nuevos temas.

Si además de a tu círculo más próximo consultas a tus lectores no solo recibirás nueva inspiración, sino que tendrás la certeza de que abordas temas que de verdad se enfocan en sus necesidades actuales.

Mantén abierta siempre la vía de entrada de nuevos temas sugeridos por tu comunidad para generar mayor interés en tus contenidos y aumentar tu tráfico.

Recuerda: más lectores = más clientes potenciales.
[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#2c2c2c»]

# Cerrado por vacaciones…

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Si todo lo anterior no te funciona, simplemente es que has llegado a un punto en el que necesitas parar y hacer un reset.

Moverte siempre dentro de los mismos círculos acaba aburriéndote y dejándote sin perspectiva.

El continuo acto de autoexigirse, de someterse a plazos de entrega, de mantener un elevado nivel de eficiencia, etc. acaba provocando el efecto contrario: empezamos a no rendir, por falta de motivación; entramos en un estado de inapetencia y hastío, y dejamos de disfrutar con lo que hacemos.

¿Te has dado cuenta de que después de las vacaciones vienes cargado/a de nuevas ideas y de que ves más claro comenzar con nuevos proyectos en tu vida?

Cuando dejas a tu mente abstraerse de lo cotidiano, cuando eliminas responsabilidades y dejas espacio a otro tipo de actividades más placenteras, no solo el cuerpo se recupera del estrés acumulado sino que la mente también se desbloquea y se permite nuevos estímulos que hasta entonces andaban inactivos.

Surge entonces una mejor capacidad de decisión y un aumento de la productividad. Se hace evidente una mayor capacidad en el rendimiento, y emerge la creatividad.

Así que si todo te supera y si el recuerdo de tus últimas vacaciones es tan confuso que casi no puedes traerlo a tu mente, es momento de hacer una pausa para que todo fluya de nuevo.

No es un capricho, ni siquiera un lujo.

Descansar no es solo una vía para seguir siendo productivos, es un acto de responsabilidad con uno mismo.

Es una cura para el cuerpo y la mente (al permitir la liberación de neurotransmisores); descansar es una forma de ayudar a nuestro organismo a mantenerse sano y en equilibrio.

Como ves, no es algo banal y sin importancia.

Simplemente descansa, y todo irá mejor.
[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]Espero que estos consejos te sirvan de ayuda.

Si quieres contarme cómo superas tus pequeños (o grandes) momentos de bloqueo, estaré encantada de conocer tu método y me alegrará de que lo compartas con el resto de lectores.

Que tengas un feliz día.
[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» _builder_version=»3.12″][/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Share» _builder_version=»3.12″ global_module=»1998″ saved_tabs=»all»]

[miniorange_social_sharing]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Valora este articulo

All fields marked with red asterisks are required fields.

Valoración Usuarios

Elvira
· December 14, 2018

Realmente muy buenos consejos. Yo he sufrido esta tortura que es no saber qué escribir (y necesitar hacerlo) y es de lo peor que nos puede pasar a las redactoras y redactores. Mucho ánimo a quienes les pase y mantengan la calma.