( Ninguna valoración )

[et_pb_section bb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row admin_label=»INTRO_POST» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

Si estás a punto de cambiarte de casa te aconsejo que no te pierdas el post de hoy. En él te voy a dar algunas claves para organizar una mudanza de un modo que suponga menos estrés, tanto para ti como para el resto de los miembros de la familia.

[/et_pb_text][et_pb_divider _builder_version=»3.12″ color=»#ededed» divider_weight=»2″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Mudarse implica un cambio de vida, la mayor parte de las veces para mejor.  Una nueva casa, más espaciosa y mejor situada; con más luz y muy bien distribuida…

Pero la palabra “mudanza” lleva implícito un período de tensión emocional del que pocas personas se libran.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

¿Qué es lo que más angustia a la hora de mudarse a una nueva casa?

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Básicamente, el hecho de tener que empaquetar y de controlar que todo el operativo, empresa de mudanzas incluida, se  desarrolle sin problemas.  Se sabe que la vivencia de guardar todos los enseres en la nueva casa está llena de la ilusión propia del momento y se suele tomar de manera más relajada.

Para que la experiencia sea menos estresante de lo habitual voy a darte algunos consejos prácticos para que tanto tú como tu familia salgáis airosos de vuestra próxima mudanza.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H1″ _builder_version=»3.12″ header_font=»|600|||||||» header_text_color=»#f8930f»]

Consejos para organizar una mudanza

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Agenda la mudanza

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Parece que nunca es momento de una mudanza, pero la verdad es que hay circunstancias menos favorables para sobrecargarnos de tareas que requieran de la máxima concentración, y una mudanza lo es.

Programa una fecha para empezar y terminar la mudanza familiar, y procura que sea un momento en el que todos estéis relativamente descargados de trabajo.

El verano es un período más favorable para mudarse, ya que las vacaciones escolares facilitan que los peques vivan de forma menos tensa el traslado. Los días de mayor movimiento pueden estar divirtiéndose en la piscina y relajándose.

Para ti, sobre todo si coges vacaciones en época estival, también será una etapa de menos estrés ya que tendrás más tiempo para supervisar todo y dispondrás de más luz natural para alargar las horas en las que andes organizando todo.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Haz que la mudanza sea un asunto en el que todos, sin excepción, se involucren

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

No valen excusas.

En la medida de sus posibilidades, todos los miembros de la familia pueden responsabilizarse de una parte de la mudanza. Esto evitará que todo el peso recaiga sobre una sola persona y que se sobrecargue de trabajo.

Haz que los peques se encarguen de sus habitaciones, y aprovecha el momento para ir haciendo limpieza de juegos y juguetes que ya no utilizan. Mentalízales de la importancia de ser prácticos y no acumular de más.

Los críos suelen tener un juguete que consideran especial; no lo guardes y déjale que le acompañe en todo momento ya que le servirá como anclaje emocional en los momentos más tensos.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Planifica la mudanza con bastante tiempo de antelación

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

No esperes a la última semana para empezar, ya que llegado el momento te verás absolutamente desbordado por la cercanía de la fecha límite para dejar tu actual vivienda.

Prepara cajas (compra siempre cajas de más), haz inventario, compra unas pegatinas de tamaño grande y ve buscando una empresa de mudanzas que pueda hacerse cargo, ya que es importante reservar fecha.

Emplea los fines de semana para comenzar a guardar todo aquello que no necesitáis de forma habitual e id guardando las cajas en un lugar que no moleste a la vida diaria.

Proteged cuidadosamente todo lo frágil con elementos como papel burbuja y separadores especiales e indicad en el exterior con letras bien grandes que se trata de mercancía delicada.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Etiqueta todo

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Aunque al principio creas tener todo controlado, cuando lleves una buena cantidad de cajas perderás la pista de lo que hay en su interior.  Escribe el contenido de cada caja en las pegatinas que compraste y colócalas sobre la caja que corresponda.

Procurad guardar los objetos de la casa con un orden lógico, por ejemplo, ordenadores con sus baterías de recambio y cargadores. Esto evitará que, llegado el momento, tengáis que poner todo patas arriba para localizar lo que os interesa.

El porqué es recomendable emplear pegatinas lo veremos un poco más adelante.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»tweet» _builder_version=»3.12″]

La próxima vez que vayas a cambiarte de casa no te agobiarás, ¡asegurado! Siempre y cuando sigas estos consejos...

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Lo que se necesita en el día a día, siempre aparte

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Sábanas, almohadas, pijamas, algunas mudas de ropa interior, un par de conjuntos de ropa para cada uno,  artículos de aseo,… Todo aquello que consideráis básico y que podéis necesitar durante los primeros días deberá reservarse aparte para rescatarlo durante ese período en el que se anda un poco perdido en la nueva casa.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Trasladad vosotros mismos los objetos de más valor

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

En una casa hay siempre pertenencias que tienen más valor que el resto. Empaquetadlas aparte y trasladadlas vosotros mismos en el coche.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Muebles, para el último momento

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Aunque dejéis vacíos muebles y cajones, los muebles son un elemento que debe desmontarse y montarse prácticamente en el momento para impedir que piezas más pequeñas se pierdan y, sobre todo en el caso de las camas, para permitiros vivir con cierta comodidad mientras vais dejando vacía la vivienda.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

# Llegado el día «D»

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Supervisa todo el traslado. Quédate en la casa actual mientras los operarios de la empresa de mudanzas van cargando todo.  Da instrucciones para evitar que se malogren pertenencias delicadas.

Aunque el personal de mudanzas está bien entrenado, es lógico que no estén tan al tanto de todo aquello que tenéis en casa que suponga mayor riesgo de romperse o lastimarse.

Si la empresa de mudanza tiene previsto dar más de un porte, una buena idea es repartiros entre las dos viviendas. De este modo, una parte controla la salida de enseres y la otra puede ir indicando el mejor sitio para almacenar las cajas e ir dando instrucciones para montar y colocar los muebles en su nuevo emplazamiento.

Por otro lado, la primera noche suele se un poco confusa y caótica.

Los peques, sobre todo, suelen estar muy perdidos y puede que incluso les cueste dormir bien.  Tened un poco de paciencia, ya que necesitan un periodo de adaptación.

Las mascotas también pueden sentirse muy desubicadas, y el problema es que con ellas no puede emplearse un discurso tranquilizador. No perdáis la calma y transmitidles serenidad con vuestro estado de ánimo ya que los animales lo captan muy bien.

Haced uso ahora de las cajas de enseres básicos para no aumentar la sensación de desorientación y sentiros cerca de objetos cotidianos.

Relajaros y hacer actividades divertidas en familia hará más llevadera la nueva circunstancia y os descargará de la tensión acumulada.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

El primer día en vuestra nueva casa

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Como te dije al principio, aunque la mudanza no termina cuando llegas a tu nueva casa, lo que os espera ahora son momentos de mayor ilusión y disfrute aunque tengáis todavía algunos días de trabajo por delante.

Recuperar vuestras pertenencias, decorar con un nuevo estilo, estrenar nuevos muebles y enseres, el hecho de cambiar de aires en un nuevo barrio… todos son condicionantes para afrontar con entusiasmo lo que a todas luces es una nueva etapa en vuestras vidas.

Aprended a verle todo lo positivo a la experiencia y antes de que os deis cuenta todo habrá pasado.  Ahora tenéis el resto de vuestra vida para disfrutarlo.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»H2″ _builder_version=»3.12″]

¿Qué uso tienen las pegatinas que antes te mencioné?

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Además de permitiros saber qué esconde cada caja, las pegatinas os van a dar una gran utilidad posterior a la mudanza.

Y es que muchas veces debe recurrirse al trastero para guardar objetos que no van a usarse en el día a día, por lo que unas cajas sobrantes y unas nuevas pegatinas nos van a permitir tener todo bien controlado.

Un último apunte…

Si estás en pleno proceso de organizar una mudanza, en Fiservi te podemos ayudar a encontrar una empresa de mudanzas competente. Consúltanos sin compromiso y te informaremos.

Y ahora, cuéntame: ¿cómo te organizaste en tu última mudanza? ¿Qué momento fue para ti el peor? ¿Cuál fue tu experiencia y qué cambiarías? Gracias por compartir tu opinión y punto de vista.

Feliz día.

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» _builder_version=»3.12″]

 

[/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Share» _builder_version=»3.12″ global_module=»1998″ saved_tabs=»all»]

[miniorange_social_sharing]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»POST_RELACIONADOS» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified» header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#f8930f» header_text_color=»#f8930f»]

Te recomiendo además:

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»Social_Share_Vertical» _builder_version=»3.12″ global_module=»3012″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text global_parent=»3012″ _builder_version=»3.12″]

[miniorange_social_sharing_vertical]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Valora este articulo

All fields marked with red asterisks are required fields.