El comercio electrónico está en auge. Superadas las deficiencias de las tiendas online y la escasez de clientela, pocas son las empresas que no venden sus productos en Internet. Woocommerce lo sabe y por eso ha conseguido convertirse en la herramienta más usada para el marketing web.

En el artículo anterior ya hacíamos referencia a esta alta demanda de la venta online. Incluso presentábamos Prestashop, una aplicación intuitiva y muy utilizada para gestionar nuestra tienda online con éxito. Pues bien, Woocommerce va un paso más allá, facilitando la vida no solo a los usuarios de WordPress, en particular, sino a todo el mundo.

¿De qué se trata?

Para hablar de Woocommerce debemos empezar mencionando a WordPress, porque el primero no existiría sin el segundo.

WordPress es un CMS (sistema de gestión de contenidos) gratis y de código abierto, líder indiscutible en la gestión de blogs y páginas web. Pero no solo sirve para eso, y Woocommerce es la evidencia.

¿Dónde está la relación entre ambos?

WordPress debe la mayoría de sus funcionalidades a la implementación de plugins, entre los que se encuentra Woocommerce; herramienta que permite convertir nuestro sitio web en un tienda online. Pero, eso no es todo, y es que, como padre e hijo, Woocommerce funciona tan fácil e intuitivamente como WordPress. Es por eso, que la mayor parte de sus usuarios no tendrán problema para usarlo, si conocen la manera en que opera nuestro CMS favorito.

Además, al igual que su precursor, es gratis y de código abierto; lo que significa que no necesita licencias para funcionar. Del mismo modo también cuenta con plugins extra, llamados add-ons, que permiten sacar todo el provecho a Woocommerce y personalizarlo según las necesidades del usuario.

Hablamos de una herramienta excelente para marketing de contenido online, que permite incluir todos los idiomas que precisemos; por si queremos operar en distintas partes del mundo.

Sus métodos de pago son compatibles con casi todos los sistemas actuales y no supone un problema para empresas que quieran ofrecer un número elevado de productos. Su sistema rápido y eficaz permite añadir elementos a vender sin restricción ni posibilidad de falla o lentitud en su funcionalidad.

El SEO y la interacción integrada a redes sociales son dos de las ventajas de Woocommerce. Este plugin trabaja con el mismo sistema de posicionamiento que el CMS del que proviene, permitiendo el uso de etiquetas y categorías para sacar mayor rendimiento a nuestra tienda online.

Asimismo, es interesante que aprovechemos las funcionalidades de Google Analytics para monitorear nuestros avances y conocer si la trayectoria de nuestro negocio es ascendente o necesita mejoras.

Como hemos mencionado, no necesitas tener conocimiento alguno de programación para poder instalarlo. Y una vez hecho, su uso es inmediato y realmente intuitivo porque el back office funciona igual que el de WordPress. No obstante, y si surge alguna duda al usuario, este tendrá a su disposición un foro de ayuda en español a través del que la comunidad pondrá a su alcance todos sus conocimientos sobre la herramienta.

¿Cómo descargarlo y trabajar con él?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no podremos acceder a esta funcionalidad desde cualquier blog que tengamos creado en WordPress. Así, deberemos tener un hosting propio, un dominio o dirección wordpress.org, para poder utilizarlo.

Una vez hayamos adquirido la dirección web en la que vayamos a trabajar, debemos hacernos administradores de la misma y buscar Woocommerce en la lista de plugins de WordPress. Tras instalarlo, el plugin creará la página en la que desarrollaremos nuestra actividad y nos dirigirá a la portada o inicio para que podamos personalizarla.

Ahora es el momento de configurar el sistema. Lo primero es buscar un tema acorde a nuestra área de trabajo, pero, sobre todo, que no presente problemas en las actualizaciones. El más adecuado por su velocidad y funcionalidad es Storefront, que, aunque sencillo, permite al usuario configurarlo a su gusto. La elección del tema y la redacción de los textos legales (política de devolución, de compra…) serán los primeros pasos para poner en marcha nuestra tienda online.

Después de esto, buscaremos la pestaña ‘Ajustes’ para cambiar todos los parámetros que no se adecuen a nuestras demandas. Con ubicación y moneda será suficiente, a no ser que queramos restringir nuestros esfuerzos a una localización concreta. Entonces también deberemos cambiar los lugares de venta.

En este punto debemos pensar en las pestañas que vamos a brindarle al cliente para que navegue por nuestro sitio web. Lo primero será la posibilidad de que pueda crearse su propio perfil. A ello sumaremos la pestaña de ‘Compra’, el carrito para que incluya los artículos que le interesan, un catálogo de todos los productos disponibles y una página con la descripción de cada uno de ellos.

Tras esto tendremos que añadir los productos que queremos que aparezcan en nuestra web. Para ello iremos a la pestaña ‘Productos’ y pasaremos a personalizar las opciones:

  • Nombre
  • Descripción
  • Imagen
  • Tipo de producto y precio
  • Categoría
  • Etiquetas

Más tarde publicaremos, y es recomendable que nos cercioremos de que los artículos aparezcan donde queremos para anclar de una forma correcta las páginas de información a la URL del artículo.

Por último solo queda ir a ‘Pedidos’ para gestionar los pasos que los clientes deberán seguir a la hora de realizar la compra. Igual que en el paso anterior es importante que probemos a hacerlo para subsanar errores, en el caso de que los hubiera, antes de que le suceda a nuestros visitantes.

Si estás pensando en adentrarse en el mundo del mercado online, Woocommerce te ofrece una solución sencilla y eficaz para lograr el éxito. Y tú, ¿ya la has probado o te vas a animar a hacerlo después de este artículo? Déjanos en comentarios tu experiencia y no dudes en mostrarnos tus dudas u opiniones al respecto.