La comunicación online es esencial para que nuestro negocio sea visible y genere adhesión. Hay muchos canales para desarrollarla, pero el principal es, sin duda, el e-mail marketing. Se trata de la solución de marketing digital más rápida, efectiva y cercana. Con ella podremos conseguir nuevos clientes o estrechar lazos con los que ya tenemos. Además de interactuar con nuestro público objetivo y aumentar los beneficios que genera nuestro modelo de negocio.

La emisión de correos electrónicos no es una vía de comunicación actual, pero se ha renovado con el paso de los años, debido a esta novedosa forma de hacer marketing. Con ella no solo ahorramos tiempo, sino que somos capaces de optimizar resultados. ¿Cómo? Por medio de la creación de campañas dirigidas a una audiencia minuciosamente elegida y clasificada según su interés.

Pero, ¿qué es concretamente el e-mail marketing?

Esta técnica de comunicación digital consiste en el envío de correos electrónicos a nuestros clientes y prescriptores, que previamente han sido almacenados en un sistema de datos. Con esa información, agrupamos a nuestros contactos en listados con los que confeccionamos una campaña de marketing. El objetivo final puede ir desde transmitir información sobre la empresa o mostrar nuevos productos hasta invitar a los destinatarios a un evento.

¿Cómo llevar a cabo una campaña de email-marketing?

Lo primero que debemos tener claro son los objetivos que queremos conseguir y la forma en que vamos a hacerlo. Una vez pensado esto debemos fijarnos unas metas. Cabe recordar que estas deben ser posibles de alcanzar y deben ir limitadas por un espacio de tiempo concreto.

Por ejemplo, el objetivo es añadir a nuestra cartera de clientes veinte nuevas personas. Las formas de hacerlo podrían ser dar muestras gratuitas de uno de nuestros productos, ofrecerles un descuento o invitarles a un evento en el que se demuestre la validez de nuestro producto y las fortalezas de mi empresa. Para conseguir esto puedo ponerme de margen dos meses. Tengamos en cuenta que nunca necesitaremos el mismo tiempo cuando una empresa esté empezando, que cuando ya tengamos una serie de estrategias que sabemos que funcionan para captar clientes.

Una vez determinado esto, el siguiente paso es elegir la herramienta que vamos a utilizar para realizar nuestra campaña. En el mercado hay muchas: Clientify, Sendinblue, Malify… Lo más importante es elegir aquella que se ajuste a nuestras necesidades. Pero, no solo eso, también tenemos que tener en cuenta el momento en el que se encuentra nuestra empresa, el tipo de comunicación que queremos realizar, el diseño que buscamos implementar… Muchas veces este paso es el más complicado. Pero, como en toda campaña de comunicación, es fundamental para sacar todo el partido a nuestros esfuerzos y potenciar nuestra imagen de marca.

Tras este paso deberemos elegir nuestro público objetivo. Otro momento clave de nuestra campaña de comunicación. Tenemos que tener muy claro que buscamos enviar información interesante y de utilidad, evitando caer en el spam. Es por eso que debemos elegir bien a las personas a las que nos dirigimos. Pero, sobre todo, debemos conseguir su información de contacto de manera legal y consentida. De nada vale que enviemos información a 400 personas, si la mayor parte no están cómodas recibiéndola.

Asimismo, debemos englobar a nuestros contactos en listas. Esta es la forma perfecta de agruparlos según sus intereses y la información que los relaciona. Además, nos ayudará a saber para qué clase de público es apta la campaña que vamos a llevar a cabo y las razones. Es posible que podamos enviar información genérica a todas nuestras listas de contactos. Pero es mucho más efectivo que mandemos información sobre un artículo concreto a que el sector de nuestro público objetivo al que le interesaría que asfixiar de información a todas las personas. Básicamente, porque una vez que reciban tres correos que no le interesen pasarán a obviar cualquiera que le enviemos, hasta los que coinciden con sus gustos.

Una vez configurados estos parámetros llega el momento de programar un calendario. Sabemos que el contacto con nuestros clientes es importante, pero no por hacer tres campañas a la semana la relación será idílica. De hecho, es muy probable que esto genere el efecto contrario. Por eso mismo deberemos tener en cuenta los temas que queremos tratar y parcelarlos en el espacio de un mes para no pasar de interesantes a evitables.

Por último debemos monitorear el impacto de nuestras campañas de manera constante y objetiva. Así tendremos que determinar si el número de interacciones entra dentro de lo esperable, o simplemente si la acción de marketing ha sido exitosa de acuerdo a las estadísticas. En este paso es importante detectar el nivel de interés de la audiencia y eliminar de nuestras listas a aquellos que no quieran seguir recibiendo información para no generar una opinión negativa.

¿Cuáles son las ventajas del email-marketing?

La principal es la rapidez. Con los métodos de mensajería al uso tardaríamos una eternidad en contactar a un grupo amplio de personas. Además, si los englobásemos a todos como destinatarios de un mismo mensaje, terminaríamos resultando spam y no conseguiríamos nuestro objetivo.

La personalización. Esta característica tiene varias vertientes. La primera es la posibilidad de agrupar a nuestro público de la forma en que queramos y diseñar campañas adecuadas a sus intereses. La segunda, la posibilidad de crear el mensaje como queramos. Esto no solo se resume en la información que incluyamos, sino en la forma de presentarla. Hay una infinidad de plantillas diseñadas para satisfacer nuestras necesidades, que, además, pueden ser editadas. Y no solo eso, no necesitarás tener conocimiento sobre diseño para diseñar un envoltorio elegante y profesional para tu mensaje.

Mejor que las redes sociales. Esto va relacionado con la personalización y es que, con el e-mail marketing, controlas que el mensaje llega a quien tú quieres. Las redes sociales son muy efectivas, pero, a no ser que cuentes con un público muy fiel, la idea puede terminar quedando dispersa. Lo que supone que pierdes una posibilidad para alcanzar una de las metas que te hayas propuesto.

Además, y siguiendo con la personalización, con el e-mail marketing también podemos ser creativos y sorprender. Estamos acostumbrados a correos electrónicos corporativos y sin un diseño cuidado, pero con las plantillas que existen, eso no será un problema. Podremos desplegar nuestra imaginación y superar cualquier contenido multimedia, acotando el público y gestionando su respuesta. Interesante, ¿no?

Mejores beneficios. Asimismo, esta vía de comunicación favorecerá las ventas cruzadas. Con el newsletter mensual, el cliente podrá conocer más sobre los productos con los que cuenta la empresa. Esto favorecerá que las posibilidades de compra aumenten y así nuestros ganancias.

El precio. En la mayor parte de los casos las herramientas que empleamos ofrecen una versión gratuita que ofrece muy buenos resultados.

Con todas estas ventajas, se antoja imposible resistirse a la utilidad del e-mail marketing. Y tú, ¿has usado esta funcionalidad alguna vez? ¿Estás pensando hacerlo? Cuéntanos tu experiencia y no dudes en transmitirnos tu opinión en comentarios.