[et_pb_section bb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row admin_label=»INTRO_POST» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

Conoce las pautas correctas del teletrabajo, y más concretamente a trabajar desde casa. Por puro desconocimiento, muchas personas terminan renunciando a este privilegio o simplemente no se atreven.

En este post tendrás una visión más detallada de lo que caracteriza a este método de trabajo y también de lo que te exigirá.

[/et_pb_text][et_pb_divider color=»#ededed» divider_weight=»2″ _builder_version=»3.12″]

[/et_pb_divider][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Día sí y día también, empresas y trabajadores acuerdan un tipo de relación laboral que va en aumento: el teletrabajo.

Este método de organización de la actividad laboral gana adeptos porque trae de la mano atractivas ventajas para ambas partes: menos inversión en instalaciones destinadas a la operatividad de la plantilla, menor coste en desplazamientos, un mayor aprovechamiento del horario disponible, etc.

El teletrabajo puede materializarse en espacios específicamente diseñados para ello, como los de coworking, o llevarse a cabo desde el propio domicilio.

Esta última opción supone operar desde un entorno más cómodo y conocido, donde puede reducirse la tensión y el estrés propios de horarios predeterminados (y poco laxos con necesidades personales), y aumentar la motivación por permitir organizar cada tarea de forma autónoma.

Pero este carácter de exigencia de autogobierno personal puede provocar también una mala gestión de las funciones, más una inadecuada distribución de las prioridades, y desencadenar en una situación de total anarquía si se da el caso de una escasa experiencia previa en este sentido.

Para que ninguna de estas circunstancias llegue a sobreponerse a tus ganas de iniciarte en el teletrabajo, aquí tienes unos cuantos consejos prácticos para aprovechar al máximo la interesante oportunidad que te brinda el hecho de trabajar desde casa.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»tweet» _builder_version=»3.12″]

[tweetshare tweet=»¿Tienes lo que hay que tener para teletrabajar? En este artículo te ayudamos a descubrirlo. » username=»Fiservi_es»]

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h1″ _builder_version=»3.12″ header_font=»|600|||||||» header_text_color=»#f8930f»]

El teletrabajo: Consejos prácticos para trabajar desde casa

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»#» _builder_version=»3.12″]

#Un sitio para cada cosa, y cada cosa en su sitio

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

No es obligatorio, pero sí recomendable gozar de un espacio destinado exclusivamente a trabajar, para que no se mezcle con la vida diaria del resto de los miembros de la familia y termine creando además un conflicto de difícil solución.

Mejor si dispones de una habitación climatizada, porque helarse de frío o tener una lipotimia por el calor no es nada agradable y provoca que baje mucho tu rendimiento.  Un radiador para el invierno y un ventilador de techo para la temporada de calor pueden bastar y no requieren de una inversión muy elevada.

Emplea elementos que te motiven (música de fondo, colores que potencien la concentración, etc.) y que  provoquen que tengas el ánimo a tope cada día, y aprovecha todo lo que puedas la luz natural.

Está comprobado que el organismo humano pone en marcha determinados procesos dependiendo del estímulo de luz que recibe.

Nuestro reloj biológico es especialmente sensible al tipo de exposición lumínica, pudiendo añadir o paliar diferentes patologías (por activación del sistema inmune) en función del tipo de luz y del tiempo de exposición a la misma.

Como ves, los efectos pueden notarse con el tiempo, pero a corto plazo se pueden sufrir las consecuencias de un espacio iluminado de manera artificial.

Una de las ventajas de trabajar desde casa es que eres tú quien diseña su espacio de trabajo para que le resulte más cómodo e inspirador; no desaproveches la oportunidad de sentirte a gusto en tu pequeño espacio de trabajo. Te lo mereces.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»#» _builder_version=»3.12″]

#Horarios como en la oficina «de verdad»

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

¿Qué es una jornada laboral sin un horario definido? El resultado de una mala planificación. ¿En qué desemboca? Muy probablemente, en la ruptura de la delgada línea que disocia la vida laboral de la personal.

Esto, soy consciente, suele ser difícil de cumplir a veces.

La proximidad del despacho, pues está a pocos metros del salón, lleva aparejadas situaciones de adelantar trabajo a horas intempestivas o de cumplir con futuros compromisos para poder atender nuevas solicitudes de clientes, algo que no harías si tuvieras que desplazarte hasta la oficina.

Un poco de flexibilidad está bien, pero cuidado con hacer de ello un hábito porque se puede acabar desbaratando el tiempo de ocio y de descanso.

Tan importante es que cumplas con un horario preestablecido como que acostumbres a tus clientes a respetarlo.

Deben conocer que, aunque trabajes desde casa, hay momentos en los que no te encontrarán en activo; que no estás obligado a responder un mail a las once de la noche o a enviarles un presupuesto a primera hora del domingo.

Tú podrás estar trabajando en ese momento, pero no por ello estás obligado a trasladar tu disponibilidad, porque si lo haces te colgarás el cartel de “Abierto las 24 horas al día”, y eso es peligroso, para tu prestigio y también para tu salud.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»#» _builder_version=»3.12″]

#Haz vida social

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Trabajar desde casa, si no se gestiona bien, puede aislarnos del mundo exterior.

Los tiempos en los que los freelances estaban todo el día en pijama y con la taza de café al lado del ordenador ya están cambiando.

No necesitas ir de punta en blanco, pero sí estar “vestido para trabajar”, y para atender alguna reunión con clientes, compañeros, colegas de profesión y superiores, bien por Skype o de modo presencial.

Sal de vez en cuando a relacionarte con otros profesionales; acude a eventos de Networking o desplázate hasta la oficina para intercambiar impresiones con el resto de compañeros y mantenerte al día de novedades y avances en tu empresa.

El teletrabajo, si algo te permite, es una mejor organización, por lo que si te planificas bien no tienes por qué sufrir un desorden en tus tareas o una carga añadida de trabajo.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»#» _builder_version=»3.12″]

#Cuídate

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Ahora tienes más tiempo; no tienes que reservar horas del reloj para desplazamientos (que a veces pueden ser de largas distancias), lo que te permitirá desayunar más relajadamente y hacer algo más de deporte.

No necesitas machacarte en el gimnasio. Un simple paseo puede oxigenar tu cuerpo y tu mente y recargarte las pilas de un modo que ni te imaginas.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»#» _builder_version=»3.12″]

#Ponte al día

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Trabajando en la oficina, los períodos de formación suelen significar hacer uso de las horas en las que ya has salido del centro de trabajo; y este es el principal motivo de por qué muchos empleados renuncian a reciclarse en materias afines a sus conocimientos y a aprender sobre nuevas competencias profesionales.

Pero trabajar desde casa te puede proporcionar ese valor añadido.

Puedes diseñar tu jornada para que en ella se integre un espacio de tiempo dedicado al aprendizaje de distintas áreas que, además, podrás poner en práctica desde el ordenador, aprovechando la comodidad del e-learning, o aula online.

Como ves, ventajas son muchas. Pero ninguna de ellas se hará patente si no te organizas bien.

Desde el minuto cero deberás trabajar con un plan de productividad personal que impida que te disperses en tareas innecesarias y que te permita dedicar un tiempo a descansar suficientemente entre un cometido y otro.

Si eres una persona con poca autodisciplina; si careces de capacidad para administrar tu tiempo, o si llevas toda tu vida con una figura que te ha proporcionado todo el plan de trabajo diseñado al milímetro,  puede que esta idea te haga sudar frío, pero debes saber que hay expertos en productividad que te podrán ayudar a encontrar la fórmula de autotrabajo más adecuada para ti, en función de tus capacidades y expectativas.

Me gustaría conocer tu experiencia al respecto, si has probado este método y cómo lo implementas en el día a día,  y que nos dieras las pautas que tú pones en práctica y que te funcionan.

Como siempre, tiene el espacio de comentarios para participar y hacernos llegar tus impresiones.

Que tengas un feliz día.

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»signature» src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» _builder_version=»3.12″ global_module=»2861″ saved_tabs=»all»]

[/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Share» _builder_version=»3.12″ global_module=»1998″ saved_tabs=»all»]

[miniorange_social_sharing]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»POST_RELACIONADOS» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ header_text_color=»#f8930f» header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#f8930f» text_orientation=»justified»]

Te recomiendo además:

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»Social_Share_Vertical» _builder_version=»3.12″ global_module=»3012″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text global_parent=»3012″ _builder_version=»3.12″]

[miniorange_social_sharing_vertical]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]