( Ninguna valoración )

[et_pb_section bb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Lo que dice tu web de tu negocio puede hacerte ganar enteros frente a tu público o volverte completamente invisible

[/et_pb_text][et_pb_divider color=»#ededed» _builder_version=»3.12″ /][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Al iniciar un negocio, ya sea en forma unipersonal o conjuntamente con otros socios, uno de los primeros objetivos suele ser proyectar la actividad en internet, y para ello una página web es el elemento con el que combinar a la perfección la presencia offline con la digital.

Si eres uno de los cuatro billones de usuarios que cada día se conectan a la red de redes, estoy más que segura de que continuamente visitas sitios muy diversos que te proporcionan información de todo tipo.

Además del hecho de permitirte adquirir formación y nuevos conocimientos, no cabe duda de que cada página web transmite un mensaje completamente distinto al resto; mensaje que va mucho más allá del contenido en sí (textos, imágenes, etc.) y que se concreta a través de diferentes sensaciones que percibimos casi sin ser conscientes de ello.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

¿Qué tipo de percepciones sensoriales puede trasladarnos una página web?

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Sin duda, aquellas capaces de mantenernos dentro de ella o  de obligarnos a abandonarla de inmediato.

Veamos lo que tendremos que cuidar para no caer en errores que nos lleven a ofrecer una web sin ningún poder de atracción.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

# Colores y distribución

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Independientemente de nuestra predisposición momentánea, de si hemos tenido o no un mal día, la influencia de los colores en nuestras emociones es algo evidenciado científicamente. 

Si una página web nos ofrece una gama de colores discordante, confusa y carente de equilibrio cromático, no nos detendremos a comprobar si ofrece algo que nos puede llegar a interesar, directamente nos marcharemos sin darle oportunidad alguna. 

De igual forma, los colores sirven para describir muchas veces el sector o actividad.

Por ejemplo, una empresa dedicada a la salud y el cuidado personal empleará una gama de colores muy distinta a la utilizada por una agencia de marketing; un banco usará un color predominante completamente distinto a una web de ropa infantil, etc. 

El color también entiende de segmentos poblacionales. 

Si queremos atraer a un determinado grupo (sexo, edad, gustos e intereses, etc.), con el color escogido estaremos influyendo positiva o negativamente, atrayendo o eliminando el interés de dicho colectivo. 

Un simple vistazo nos servirá también para averiguar si nos cuesta mucho trabajo captar la verdadera finalidad de la web. 

Diseños de página estructurados de manera que obliguen al visitante a hacerse un tedioso tour por todo el sitio para captar el mensaje principal, no suelen tener éxito y sufren una elevada tasa de abandonos.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Tweet_share» _builder_version=»3.12″]

¿Sabías que tu web puede decir mucho (o muy poco) de tu negocio? Descúbrelo en este artículo.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

# Sonidos estridentes o molestos, e impactos visuales inoportunos

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Aunque no lo creas, hace tan solo una década, las webs que se iniciaban con una música de fondo que acompañaba continuamente al visitante eran bastante numerosas.

También lo eran las que se construían enteramente en base a animaciones y que obligaban a visualizarse con un software específico como Flash Player.

Resultaban muy atrayentes; su propósito no era tanto el mensaje escrito sino el visual. La animación ganaba enteros; el valor de marca se mostraba por la capacidad de diseñar un sitio impactante.

A pesar de que todavía es posible encontrar webs creadas enteramente con estos diseños, el ciclo de vida de este tipo de páginas ya ha pasado; ya no son el estándar o la moda imperante en diseño web, por lo que si dedicamos nuestros esfuerzos a construir un sitio que muestre enteramente este resultado, nos daremos de bruces con la realidad.

Además de todo esto también, cabe reseñar que el uso de pop-ups o ventanas emergentes que se emplean (en su mayoría) para intentar captar suscriptores,  a pesar de ser una práctica habitual en nuestros días, ya empieza a estar cuestionado por considerarlo un modo de persuasión poco apropiado.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

# Misión, visión y valores poco claros e imprecisos

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Definir estos aspectos de un modo confuso y que lleve a no conocer exactamente en qué méritos, objetivos, capacidades o cualidades se desenvuelve la marca le restará interés frente a su potencial público.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

# Contenidos que no están a la altura

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

Apartados inconexos entre sí; textos que no “hablan” el mismo lenguaje de su cliente ideal;  abuso de la retórica;  egocentrismo o uso del llamado “yoísmo”, etc., son fórmulas que, sin duda, crean una barrera entre el visitante y la marca, y destruyen de un plumazo la posible confianza que pudiera llegar a establecerse con otro enfoque.

Por otro lado, el uso de imágenes de escasa calidad o que no se corresponden con la temática;  el empleo de fotografías que todo el mundo utiliza y que consiguen diseños que se rigen por el mismo patrón, incluso utilizar símbolos o imágenes que no se adaptan al momento (sí, en esto de las imágenes también hay estilos y costumbres que se ajustan a situaciones del mercado), crean más desorientación que otra cosa y denotan descuido, poca habilidad de adecuación y una absoluta desactualización.

Por todo lo visto, una web puede decir mucho, o muy poco, de nosotros y de nuestro posicionamiento como profesionales.

Despertar sensaciones positivas en el visitante o completamente opuestas a obtener su interés  dependerá del mimo, cuidado e interés que hayamos puesto en construirla.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

Porque nuestra web es como nuestra casa u oficina

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Cuando creamos un hogar lo hacemos completamente a nuestro gusto, pero no queremos eludir el momento en que nuestras visitas nos elogien por el hecho de sentirse cómodas y bien atendidas; por eso lo dotamos de todo aquello que puede convertir nuestra vivienda en un lugar al que los amigos quieran regresar.

Quiero que pienses en la importancia de construir una web que te represente en todo momento, en lo crucial de concebir un escaparate que deslumbre desde el minuto cero.

Piensa que, por muy efectivo que sea tu producto, por mucho que seas capaz de satisfacer las necesidades de tu público objetivo, estas circunstancias se materializarán solo si eres capaz de abrirles camino a tus clientes y facilitarles entender que eres su mejor opción.

Por este motivo, no te arriesgues.  No te permitas un mal diseño con la excusa de que “un diseño no es tan importante”, o por pensar que más adelante ya tendrás tiempo de mejorarlo, porque tal vez no tengas una segunda oportunidad.

Mejor retrasar el disponer de una web antes que ser encasillado en una categoría profesional que no te corresponde.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

¿Y cómo no equivocarse?

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Un diseñador web es la persona que, tras reunirse contigo y captar no solo tu personalidad sino también todo aquello que caracteriza a tu negocio y lo hace distinto al resto, conseguirá reflejar fielmente su esencia y retratar su alma a la perfección. 

Dedica una partida del presupuesto de la puesta en marcha de tu negocio a crear un entorno fiel a tu compromiso con tu audiencia y a generar una impronta positiva que te permita atraer a tus nuevos clientes de forma rápida. 

Si necesitas ayuda para contactar con expertos del diseño web, no olvides que en Fiservi podemos conectarte con los mejores profesionales. 

Un saludo y feliz día.

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» _builder_version=»3.12″ /][et_pb_text admin_label=»Share» _builder_version=»3.12″ global_module=»1998″ saved_tabs=»all»]

[miniorange_social_sharing]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Valora este articulo

All fields marked with red asterisks are required fields.