[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row admin_label=»INTRO_POST» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

¿Te has preguntado alguna vez qué es un mapa de calor y para qué sirve?

En el post de hoy te doy las primeras nociones de lo que significa un mapa de calor y de las utilidades que presenta de cara a mejorar el diseño y la funcionalidad de páginas web, blogs, landing pages, etc.

[/et_pb_text][et_pb_divider _builder_version=»3.12″ color=»#ededed» divider_weight=»2″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_image _builder_version=»3.12″ src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/11/que-son-mapas-de-calor-web.jpg» align=»center» /][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Las herramientas de análisis web con las que contamos actualmente nos permiten llevar a cabo un exhaustivo estudio de muchos aspectos que marcan la operatividad de nuestro sitio.

Conocer, por ejemplo, el modo en que las visitas acuden e interactúan con nuestro sitio: desde qué dispositivo nos visitan, las veces que comparten un determinado contenido, el tipo de navegador empleado, el grupo de edad o sexo al que pertenecen, o el tiempo de permanencia, nos facilitan una observación bastante minuciosa y guían nuestras mejoras de manera continua.

Pero todas estas herramientas, a pesar de su enorme utilidad, NO son suficientes para hacer obtener un retrato exacto de cómo actúa el visitante de nuestra web.

Es decir, la información que recogen no nos permite obtener unos datos de comportamiento lo más completos posible.

Unos ejemplos para verlo más claro:

Si conocemos que siete de cada diez visitas abandonan nuestra portada tras treinta segundos de permanencia, nos gustará saber exactamente en qué punto del recorrido lo hacen; o si obtenemos unos malos datos de conversión de una landing page, necesitaremos detectar por qué se están produciendo para corregirlo lo antes posible y no malograr por completo nuestra campaña.

Los mapas de calor, o heatmaps, vienen a suplir las deficiencias de los actuales métodos convencionales de análisis, y dada su eficacia se han convertido en una ayuda indispensable para cualquier administrador web.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h1″ _builder_version=»3.12″ header_font=»|600|||||||» header_text_color=»#f8930f»]

Qué es un mapa de calor y para qué sirve

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

El mapa de calor web puede definirse como un software diseñado específicamente para registrar la interacción de los usuarios de un determinado sitio web, revelando con ello las áreas de mayor y menor interés.

El resultado se muestra gráficamente, a modo de imagen estática o de vídeo, y permite al administrador obtener un patrón de comportamiento de una muestra importante de su tráfico.

El heatmap emplea una determinada secuencia de colores para reflejar los puntos más “calientes” del sitio, así como los “fríos”.

Los primeros aluden a las zonas con mayor y mejor interacción por parte del usuario, mientras que los segundos refieren las áreas y secciones que pasan más desapercibidas.

Piensa por un momento que pudieras grabar y obtener un vídeo del comportamiento de una visita cualquiera a tu sitio, ver hacia dónde se detiene cuando hace scroll, qué elementos del menú le atraen más o menos, dónde hace click más veces, etc., y cotejarlo con sucesivas visitas hasta obtener un patrón lo más ajustado a la realidad de una mayoría significativa.

Imagina poder emplear esa información para desarrollar una nueva estructura o diseño de tu sitio y con ello mejorar la experiencia del usuario, conseguir más tiempo de permanencia, mejor respuesta y mayor número de conversiones.

Pues eso precisamente hace un mapa de calor.

En concreto, los mapas de calor actuales consiguen obtener datos de:

– Desplazamiento vertical (scroll)

– Movimiento del cursor (áreas hacia donde se suele dirigir la mirada y se concentra un mayor interés)

– Clicks

Los mapas de calor se guían de la teoría del color, y con ella la de colores cálidos y colores fríos,  para definir zonas con mayor o menor grado de interacción.

Así, tonalidades entre el azul y el verde, junto al violeta (considerados colores fríos) indican en un heatmap que existen áreas que suscitan poco interés, mientras que la existencia de rojos, amarillos y anaranjados (colores cálidos) apuntan a zonas que despiertan más atracción al visitante.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»tweet» _builder_version=»3.12″]

[tweetshare tweet=»¿Sabes lo que es un mapa de calor? Sal de dudas completamente con este artículo» username=»Fiservi_es»]

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

¿Cómo incorporar a un sitio web un mapa de calor ?

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Existen dos formas de integrar la medición de datos de comportamiento mediante el empleo de mapas de calor.

Una de ellas es instalar un plugin específico.

Si se trabaja con WordPress, esta medida resulta especialmente atractiva, pues añade comodidad a la hora de controlar (desde el propio panel de administrador) los mapas de calor obtenidos.

No obstante, debemos tener en cuenta que el empleo de un plugin de estas características puede llegar a consumir muchos recursos y ralentizar notablemente la web.

La otra alternativa es la de utilizar estos heatmaps de modo online, a través de una cuenta de usuario creada en cualquiera de los proveedores de mapas de calor que existen actualmente.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

A pesar de sus grandes beneficios, los heatmaps también presentan algunos inconvenientes que veremos a continuación.

– Exigen una mayor dedicación a la medición de resultados.

Necesitarás emplear más tiempo, y una muestra representativa de visitas, para recopilar datos suficientes con los que partir hacia una nueva estrategia.

– Los datos fiables se obtienen casi siempre de versiones de pago de los principales servicios de mapas de calor.

Suelen ofrecer versiones de prueba para testear la fiabilidad y utilidad, pero tarde o temprano, si se quiere una medición exhaustiva y unos informes precisos,  se deberá recurrir a una inversión.

También hay servicios completamente gratuitos.  Lo ideal es emplear varios de estos y decantarse por la opción más cómoda, o combinarlos entre sí.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»h2″ _builder_version=»3.12″]

Proveedores de mapas de calor

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Aquí tienes unos cuantos:

– Hotjar   (https://www.hotjar.com/). Tiene una versión free que alcanza una medición de 2000 vistas de página/día.

– Heatmap.me (https://heatmap.com/). Tres versiones, una de ellas gratuita, que se adaptan a cualquier necesidad.

– Smartlook  (https://www.smartlook.com/es/). Solo cuenta con versiones de pago, pero ofrece un período de prueba de diez días para comprobar la funcionalidad.

– Yandex Metrica (https://metrica.yandex.com/) Es gratuita y bastante buena. Ideal para quienes buscan probar los mapas de calor sin tener que gastar un solo euro.

– Crazy Egg (https://www.crazyegg.com/). Es una de las más populares, pero también de las más económicas (unos 30 euros/mes para 10.000 visitas). Facilita el plugin para instalarlo en el propio wordpress.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

Un aspecto importante a tener en cuenta si se emplean heatmaps

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified»]

Hay algo que debes tener muy presente si te sirves de los  mapas de calor para obtener datos de comportamiento del usuario medio de tu sitio.

Debes informar a tus visitas de que realizas este tipo de mediciones.

Al igual que indicas claramente que empleas cualquier otra herramienta de análisis de tráfico (Google Analytics, por ejemplo) has de indicar también la utilización de este tipo de herramientas (y lo que hacen) en tu descripción de recopilación de datos.

De igual forma, debes permitir aceptar o rechazar al usuario el hecho de ser objeto de análisis.

Hasta aquí una primera aproximación a los mapas de calor para webs.

Espero haberte ayudado a conocerlos y a resolver las dudas principales.

Ahora te toca a ti comenzar a utilizarlos y comprobar si tienen o no una verdadera utilidad para ti. Personalmente pienso que no debes descartar su uso, sobre todo en campañas, donde te juegas una importante inversión.

Como siempre, me gustaría conocer tu experiencia al respecto, que me cuentes si los utilizas y, en caso afirmativo, cuál o cuáles son y en qué han cambiado tu modo de entender a los visitantes de tu web.

Que tengas un feliz día.

 

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»signature» _builder_version=»3.12″ saved_tabs=»all» src=»https://fiservi.es/wp-content/uploads/2018/07/firma.png» global_module=»2861″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»POST_RELACIONADOS» _builder_version=»3.12″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.12″ text_orientation=»justified» header_2_font=»|600|||||||» header_2_text_color=»#f8930f» header_text_color=»#f8930f»]

Te recomiendo además:

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.12″]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»Social_Share_Vertical» _builder_version=»3.12″ global_module=»3012″][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text global_parent=»3012″ _builder_version=»3.12″]

[miniorange_social_sharing_vertical]

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]